miércoles, 31 de mayo de 2017

Matías Pisera Fuster, un Romeo para Isolda

Desde hace un año protagoniza junto a Florencia Prada Duhagon la obra “Tristán e Isolda, donde juegan con la sensualidad de los cuerpos, como pocas veces visto en el teatro off. Actor de piezas teatrales de lujo, proveniente de la ciudad de Charata en la provincia de Chaco, a sus 27 años, Matías Pisera Fuster se posiciona como una pieza clave del teatro independiente de la ciudad de Buenos Aires. Hablamos con él.

¿Qué te acercó al teatro?
Creo que fueron curiosidades personales. Hay niños que se pasan horas jugando al futbol,  pateando la pelota y diciendo que son “El Enzo”. Yo inventaba historias con mis muñecos, armaba obritas con mis hermanas y se las mostrábamos a la familia, y quería ser Francella porque me encantaba “Brigada Cola”. A los 10 años me acerqué a la sala de teatro de mi ciudad y no me fui más. Comencé a entrenar, a ensayar espectáculos, conocí gente que compartía lo mismo que yo y me fui apasionando. Y cuando hubo que elegir qué estudiar,  solo la actuación me apasionaba tanto, así que me vine a Buenos Aires e ingresé a la UNA (en esa época IUNA).

¿Quiénes fueron los artistas que más te influyeron?
Soy fan de Al Pacino y luego me resultan siempre interesantes Benicio del Toro, Joaquin Phoenix y últimamente me encanta Michael Fassbender que en un mismo año puede actuar de Macbeth y de  Magneto en los “X – Men”. Me gustan los actores que no tienen prejuicios. Y de los argentinos De La Serna y Erica Rivas me vuelven loco.

Vivís del arte…
Si, actuó no solo en teatro sino también en cine y televisión. Soy docente, dirijo teatro y hace varios años dirijo comparsas en distintas ciudades. El carnaval se volvió un trabajo que también me apasiona.

¿Algo que no te guste del teatro independiente?
Las obras herméticas, los actores que se las dan de intelectuales, que están llenos de prejuicios y los directores que montan espectáculos que solo dialogan con ellos mismos. En parte por ello el teatro independiente es consumido solo, en su mayoría, por los mismos agentes que pertenecen al teatro independiente.

Qué recordás de tu primera obra “Por qué la noche…”.
Fue mi primera obra en Buenos Aires, en el 2012 con dirección de Carla Llopis. La recuerdo con mucha alegría, Carla fue mi docente en la UNA y confió en mí para ponerle el cuerpo a su espectáculo. Era una obra de danza y yo tenía poca formación en esa área, así que me tuvo que tener mucha paciencia y yo crecí mucho con ella. Era un espectáculo de mucha sensibilidad y recuerdo que la entrada en calor previa a las funciones la hacíamos cantando “Barro tal vez” de Spinetta, así que cada vez que escucho ese tema me recuerda a “Por qué la noche…”. 

¿Cómo llegaste a “Tristán e Isolda”?
Ya tenía buena relación con Florencia Prada, habíamos compartido un trabajo de tele y coincidido en una materia en la facu. Un día nos cruzamos en un casting y me cuenta que tenía ganas de actuar de “armar algo” y me invita a sumarme. Al ser un proyecto nuestro podíamos darnos el gusto de actuar algo que nos guste mucho, no es lo mismo que cuando te llaman para tal papel, así que no lo dude. Yo tenía “Tristán e Isolda” de Marco Antonio de la Parra encajonada, esperando su momento y con la invitación de Flor vi la posibilidad de ponerle el cuerpo a ese texto que me encantaba. Ella la leyó y le paso lo mismo. Luego Flor acercó al director Marcelo Caballero  que también sin dudarlo se subió al barco y juntos arrancamos en  este viaje de darle vida a los encuentros de estos amantes tan pasionales como irracionales. 

¿Qué podés contar de “Tristán e Isolda”, de su director y de tu compañera Florencia Prada Duhagon?
Tristan e Isolda es un proyecto hermoso que nos sigue dando sorpresas y alegrías. Fue también un desafío desde lo actoral, darle cuerpo a estos amantes con un vinculo tan animal por momentos y estar solos los dos todo el tiempo en escena fue mucho trabajo.  Marcelo logro crear una propuesta muy singular, acentuó lo erótico que ya estaban en el texto volviendo al espectáculo bello en lo visual y muy sensual. Logramos armar un gran grupo de trabajo y todas las personas que se fueron sumando hicieron que el proyecto crezca cada vez más, Gustavo Vanadía en la producción y Martin Goldberg como asistente de dirección. Y por último lo compartido en  Carlos Paz nos volvió un grupo de amigos, ya nos conocemos los ralles de cada uno y tiramos todos para el mismo lado.

¿Cómo viene tu 2017 y qué otros proyectos tenés en mente?
Arranco bárbaro con “Tristán e Isolda” en Carlos Paz y la nominación como actor revelación de la temporada que fue una hermosa sorpresa, a su vez en el verano gané con dos comparsas. Se estrenó “Mariel espera” una película de Maxi Pelosi en la que participo. El jueves 25 arrancamos la segunda temporada de “Tristán e Isolda” en Buenos Aires  todos los jueves a las 21:30hs en el teatro El Piccolino. Por otro lado ya estoy trabajando para varias comparsas planeando los carnavales 2018. Vuelvo a dirigir en Resistencia (Chaco) al grupo Galatea y se está gestando para que dirija en Buenos aires mi primer musical a principios del 2018.

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff





No hay comentarios:

Publicar un comentario