miércoles, 3 de mayo de 2017

Mariana Pagani, artista ríoplatense, autora y directora de "Polifonía"

Mariana Pagani, egresó de la Escuela del Actor en el 2005 en Montevideo, Uruguay. Reside en Buenos Aires desde el año 2009 luego de haber sido premiada por el Ministerio de Educación y Cultura de Uruguay por su proyecto de Formación y Capacitación para estudiar en el Sportivo Teatral de Buenos Aires, allí estudió con Ricardo Bartís. Años siguientes con Julio Chavez y Augusto Fernandes. Además de haber asistido a varios seminarios y cursos en disciplinas complementarias, dramaturgia, canto, combate escénico. Actualmente entrena Actuación en el Estudio el Arenal donde preparan el próximo montaje sobre el Teatro de Brecht. Actualmente, “Polifonía” es la primera obra escrita y dirigida donde también forma parte del elenco. Dicha obra se presentó en el Centro Cultural de la Cooperación en el marco del Festival del Amor, ahora en su segunda temporada se podrá ver todos los domingos s las 18 horas en el Tadrón Teatro.

¿Qué es la actuación para Mariana Pagani?
Una sensación… Desde niña siempre fui al teatro, todavía tengo imágenes de una obra que vi a los 7 años y una descripción en la primaria con el título “Qué hiciste en vacaciones”. Pero fue a los 12 años que decidí ser actriz. En el campamento de fin de año nos leyeron “El miedo a la libertad” de Eduardo Galeano. Luego nos propusieron interpretar el cuento teatralmente, reformulando la historia. Con mis compañeras definimos las pautas de la improvisación y nos lanzamos al abismo de jugar, a actuar delante de todos. En ese escenario improvisado sentí que me vibraba el cuerpo, que la emoción me estallaba, la sensación de ser tan plenamente feliz. Esa noche en el fogón dije “voy a ser actriz”.

¿Quiénes fueron los artistas que más influyeron en tus inicios?
Al inicio me inspiraba leer una y otra vez “La vida es sueño” de Calderón de la Barca. También a Shakespeare con “Hamlet”. Como actor me emocionaba Cesar Troncoso en el teatro entre otros actores y actrices que solía ir a ver en los escenarios Montevideanos.

¿Sos también profesora de teatro?
Sí. Es algo que disfruto mucho. Antes de venir en Uruguay estaba estudiando Profesorado de Literatura. Por otro lado de vez en cuando también doy alguna clase o consulta de Tarot, no desde un lugar predictivo sino de autoconocimiento, tomando mucho de Jung e inspirada a estudiar el Tarot a través de los mitos.

¿Qué significó en tu carrera la nominación a los Premios Florencio como Actriz Revelación, por el unipersonal “El orgasmo de María” en el año 2007?
Significó que me digan “Ahhh qué bien… estuviste nominada”. En lo personal fue un gusto enorme porque fue un trabajo de mucho tiempo y porque siempre fui, y aún lo  soy, muy insegura, fue un mimo, una sorpresa que me conmovió profundamente.

¿Cómo fue que viniste de Uruguay y te quedaste a vivir y a trabajar en Buenos Aires, Argentina?
La admiración por Ricardo Bartís. En el 2009 surge en el Ministerio de Educación y Cultura un concurso, consistía en presentar una propuesta de “Formación y Capacitación”, o sea que armé un proyecto, lo escribí, me vine a la entrevista de admisión para estar con Bartís, presenté todo y gané el subsidio. Viajé durante todo el 2009 cada miércoles salía de Montevideo a la mañana y me volvía a la noche después de la clase en el Sportivo. Cuando el año se terminó, muy cansada, pensé bueno ahora tengo que hacer lo mismo pero sin caer exhausta. Mi idea era estar un año más pero la realidad es que la admiración por otros maestros me hizo quedarme un año más y luego otro. Ahora vivo acá, extraño acá, el movimiento nos da perspectivas, me gusta pensarme sabiendo que somos ciudadanos del mundo.

¿Qué recordás de tu primera obra, en qué año fue y qué nos podés comentar sobre la misma?
Mi primera obra viviendo en Buenos Aires fue “Bodas de Sangre” en el año 2012. Lo  mejor sin duda la belleza de decir cada verso de La Novia en la escena de la fuga.

Sos también autora y directora…
Soy actriz, los otros roles fueron casi sin querer. Escribí la obra porque hacía un seminario y se juntaron personajes dispuestos a hablar. Como mi placer es actuar mi interés era estar en escena, divertirme, conformar un elenco y pasarla bien, muy bien. Porque pese a que uno lo hace con esa intención no siempre se la pasa bien. Como autora, durante los ensayos trato de olvidar que lo soy y dar libertad, como directora aprendí muchísimo y ha sido un desafío inmenso. Pero lo que más disfruto es actuar.

¿Qué podés contar de “Polifonía” y de su elenco?
“Polifonía” es la necesidad de reírse aún en el caos de la inseguridad femenina. Tiene humor porque expone las cosas absurdas. Ahí están ellas, tres coristas, con toda su ansiedad, su impronta, esperando… con lo tedioso que es esperar…. y esperar… y no conforme encerradas en un camarín. Por suerte existe el plano de fuga, que es “El Músico”, el queridísimo Lucas Herrera mientras toca Jazz opina sobre éste mundo caótico que habita la escena. Junto con Natalia y Johanna actrices y amigas en la vida somos esas tres coristas subordinadas a la espera de la gran voz. Me gusta que se cuente la historia de ellas en vez de contar la historia del protagonista, en éste caso el protagonista nunca aparece y sólo lo conocemos en la unión del discurso de las tres…por eso es Polifonía, no sólo como concepto musical sino literario, se necesitan todas las voces para saber quién es “Él”.

Polifonía se presentó en el Centro Cultural de la Cooperación en el marco del Festival del Amor. ¿Qué podes comentar sobre ese Festival?
Qué fue muy amoroso. Nos encantó estar, disfrutamos el encuentro, el teatro maravilloso, las luces, el escenario, el contexto. En lo personal fue sumamente gratificante porque es la primera vez que escribo y dirijo y estar ahí con directores de trayectoria fue una oportunidad increíble.

¿Cómo continúa tu 2017?
Reestrenar "Polifonía" es lo primordial, vivir a pleno ésta etapa en el Tadrón Teatro. Por otro lado, en el Arenal donde entreno actuación actualmente, estamos preparando lo que el director llama un “Ataque” a Brecht… Por ahora investigando, sumergidos en ese mundo. Escribiendo también, sobre un cuento de "Amor de locura y de muerte" de Horacio Quiroga, con la intención del año siguiente llevarlo al escenario. Ya veremos qué más...


Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff




No hay comentarios:

Publicar un comentario