viernes, 28 de agosto de 2015

Teatro: "El circo del dolor"


Como intención “El circo del dolor” es muy buena. Y en concreto, sorprende para bien. Una obra de terror sin tanta producción no es fácil de plasmar. Y lo que logra Matías Montero, su autor y director, con pocos recursos es sorprendente. Tal vez tenga problemas en la unión del elenco y en algunos pasajes lumínicos, pero en su todo, la obra cumple con creces. Tiene tensión y genera espasmos de miedo.

La historia ronda en torno a Bárbara y Jonatán, quienes para celebrar la concreción de su amor, se comprometen. Con anillos comprados en la joyería “Helter Skelter”, inicia la obra, que emula en su totalidad a esas películas gore del cine de Hollywood de la década del ochenta. Todos felices hasta que empiezan a morir uno tras otro. Y con esto no es que contamos el final, porque es lógico que así progresa la obra. Lo importante es el cómo y por qué. Y eso sí no lo contaremos.

Pero Matías Montero también es su protagonista. Una afilado Iván Garrow para llevar adelante ese circo de dolor, sangre, destripamiento y muerte. Gran actuación de un actor y músico que vemos que lleva la oscuridad en su piel. El resto del elenco, se destaca por sus actuaciones, gritos y desesperanza y otros intentan alcanzar ese nivel, aunque con menos éxito. Algunos errores de iluminación, desorientan, pero nada nos saca de la tensión que genera ese grupo de seres desbordados por el odio, que interfieren en la felicidad de la reciente pareja enamorada.

Cabe destacar el maquillaje de Alejandro Simón, que logra realidad absoluta en sus trabajos.

Como inaugurando un segmento en el teatro independiente de terror, “El circo del dolor” se destaca por su idea original, voraz y escandalosa. Para aquellos que disfrutan del desastre ajeno imaginario.

Crítica a cargo de Ignacio Ballesteros.

Autor: Matias Montero.
Dirección: Matias Montero.
Elenco: Andrés Dacosta, Rocío Cravero, Alejandro Simón, Fabio Verón, Nina Gianuzzi, John Agostinelli, Haydee Codon, Carolina Sol, Patricia Manicini, Matías Montero, Oscar Segovia y Rodrigo Chetto.
Escenografía: Alejandro Simón.
Musicalizadora: Gisela Arripe Cantu.
Prensa & Difusión: Hola Comunicacioneswww.holaprensaydifusion.blogspot.com.ar
Teatro: La Nueva Ratonera, J.D. Perón 1422, C.A.B.A., Argentina.
Funciones: Sábados de agosto 22:30hs. Y durante septiembre: domingos a las 21hs.
Entrada: $80.
Finalización: Domingo 27 de septiembre.




martes, 25 de agosto de 2015

Darío Portugal Pasache, docente y director de clásicos.

Licenciado en Artes y Ciencias del teatro de la Universidad Argentina John F. Kennedy; y especialista en pedagogía teatral, ETBA escuela del profesor Raúl Serrano; Darío Portugal Pasache, desde hace uno años, viene destacándose como realizador de clásicos en nuestro amado teatro independiente. Con obras como “La casa de Bernarda Alba”, “Bodas de sangre” y “Yerma”; ahora le llega el turno de su adaptación moderna de “Tartufo” de Moliere en el teatro La Tertulia, todos los viernes a las 21h horas. Charlamos con él.

¿Qué cuenta la obra de Moliere, “Tartufo”?
La generalidad de las acepciones es que trata de los devotos impostores. Nosotros pusimos el foco en el personaje Orgón (un poderoso ciudadano, el "obsecuente") cuyo miedo a lo desconocido (después de su muerte) lo lleva a la desesperación de entregar todo lo material, incluyendo a la familia, con tal de asegurarse un lugar en el cielo.

¿Por qué un autor como Moliere en pleno siglo XXI?
Es un clásico universal, su temática y personajes están vigentes, son arquetípicos. 

¿Cómo fue su puesta en escena y por qué mostrarlo en la actualidad?
Estoy experimentando con lo que llamo: “Fusión teatral”. Extrapolando lo que ocurrió en la gastronomía, me animo a combinar estilos, géneros y estéticas teatrales (Comedia del arte, clow, grotesco criollo) que parecieran no tener que ver una con la otra y producirían una disonancia. Sin embargo, creo que he logrado una puesta totalmente distinta y de buen ritmo, fácil lectura y de mucha dinámica. Como un buen "chef teatral" he cocinado una exquisitez gourmet teatral: "Tartufo". La puesta está concebida en un contexto moderno –vestuario, escenografía y música–, pero con el desafío actoral de trabajar con el texto clásico, tratando de salvar las "supuestas" incompatibilidades, desajustes o ruidos que se generarían en la recepción; los resultados se van dando y seguimos trabajando para ajustar detalles. Sin llegar a ser teatro de denuncia, creo que "Tartufo" es la obra justa para los tiempos que corren en nuestro país.   

Protagonizás la historia junto a Tartufo… ¿Cómo es tu personaje y qué nos podés contar de su proceso de creación?
Mi personaje es Cleanto, cuñado de Orgón y hermano de Elmira (la segunda esposa de Orgón). Es el tío postizo, el bromista y el que recibe las palizas; es el coro griego y carga con la responsabilidad de ser la voz del autor, lo que implica seriedad en el asunto. Mi dilema era no caer en la discusión filosófica y en la puesta clásica al estilo de la Comedia Francesa y concebí un personaje que, con los recursos técnicos de la comedia del arte, del clow y el grotesco criollo, le dieran la suficiente seriedad al tema tratado pero a la vez no restarle ritmo a la comedia.

Siempre dirigiste autores clásicos y hasta un Muscari, pero es la primera vez que también actuás. ¿A qué se debió tu inclusión en el elenco?
Se debe más que todo a razones técnicas. Tuvimos una baja muy importante en el elenco  y nos enfrentamos con la disyuntiva de no estrenar y dejar inconcluso un año de trabajo muy arduo. No había muchas opciones. Faltaba un mes para el estreno y me puse los pantalones cortos y volví al escenario después de más de diez años.

¿Cómo viene el 2015 para Darío Portugal Pasache?
Excelente. Con el Grupo Imagen Teatro Experimental (GITE) este año iniciamos un nuevo ciclo de trabajo (concluimos un exitoso ciclo de Federico García Lorca, con un intermedio y quizás la previa en la comedia con Muscari) y me decidí por Moliere. Tengo en carpeta un trabajo con Moliere de cinco años, para que el mismo sea provechoso, tal y como fue con Lorca. Espero que el resto del grupo se sume y podamos aprender y enriquecernos de este nuevo período de investigación.   

“Tartufo” se presenta todos los viernes a las 21hs., en Teatro La Tertulia, Gallo 826, C.A.B.A., - Argentina. Reservas: 4865.0303. Valor entrada $120 (Jubilados y estudiantes $ 100). Más info: teatrolatertulia@gmail.com

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff




lunes, 10 de agosto de 2015

Teatro: El acompañamiento


Dos tipos de lectura puede tener la obra “El acompañamiento”. La real, la que uno ve sabiendo de qué va el libro de Carlos Gorostiza; y la superficial, la que un desprevenido puede ver sin saber nada. En las dos situaciones, se disfruta. En la primera, con la angustia de lo vivido en aquellas épocas de dictadura, donde en concepto Libertad era solo una palabra en desuso del diccionario; mientras que en la segunda, con la ingenuidad de creer que ese tanguero de arrabal, espera a su acompañamiento  para renovar su vida. Y lo que hace Matías Alarcón como protagonista es simplemente brillante. Él guía todo. Con gestos, con silencios, con miradas, con cambios de ritmo en su hablar. Hace que toca la guitarra, entona y la obra se potencia. Pasa de ser una gran obra, a ser inmensa.

Su autor escribió “El acompañamiento” para hablar de la libertad en plena dictadura.  Y por suerte para el espectador, su director Sebastián Sánchez, entendió todo al pie de la letra; una sensibilidad que le sirvió para imprimir su idea. Lo que se ve, es lo que fue y lo que puede ser siempre que se tienen cadenas atadas en el alma. Matías Alarcón interpreta a Tuco, mientras su amigo Sebastián es crédito de Hernan Arrichetta. El vestuario, la musicalización y la escenografía completan el todo. Nada está de más. Ni esos discos de Carlos Gardel ni esas botellas de alcohol a la espera de lo que nunca veremos, el encierro.

“Carlos Bolivar” se ilusiona Tuco, un operario desganado, que atesora sus momentos de gloria como cantante de tango. Su tiempo al parecer ya pasó, y en el ostracismo de su encierro, llora sus penas, mientras se prepara para dar el gran golpe. Para ello necesita a su acompañamiento. Y ahí llega Sebastián, su amigo, el cual llega por “motus propio” a saludarlo. Su familia está en contra, como así la sociedad. Pero sus ganas de cantar y de volver a vestir de smoking con moño pueden más.

“El acompañamiento” es una acertada obra de teatro que se destaca por sus actuaciones, por su libro y por su dirección. Todo cierra perfecto en sus 50 minutos de duración. Con Tuco que quedará en el recuerdo de quien lo haya visto ilusionarse. Porque la verdad es que no canta, se ilusiona. Y alcanza para que gane el corazón del espectador.

Una obra que se recomienda. No pasa desapercibida.

Crítica a cargo de Ignacio Ballesteros.

Dirección: Sebastián Sánchez.
Elenco: Matías Alarcón y Hernan Arrichetta.
Voz en Off: Mario Alarcón.
Escenografía: Mariana Ramírez Roa.
Producción: Belén Garofalo y Matías Alarcón (Bufos Producciones).
Realización escenográfica: Gabriela Luna.
Diseño de Luces: Gabriela Luna.
Prensa & Difusión: Hola! Prensa & Difusión - www.holaprensaydifusion.blogspot.com.ar
Teatro: Teatro El Vitral, Rodriguez Peña 344, C.A.B.A., Argentina.
Funciones: Sábados a las 21hs.
Entrada: $130 (Reservando por web $ 100). 
Finalización: 29 de Agosto 2015.