sábado, 1 de noviembre de 2014

Cecilia Peredo, el diamante del off con destino de televisión.


Cecilia Peredo nació el 30 de diciembre de 1984. Es actriz, bailarina y acróbata. Se formó en el Instituto Nacional de Arte Dramático (I.U.N.A), luego estudió con Marcelo Savignone (teatro de máscaras y tragedia) y con Ricky Pashkush, danza aérea en tela y arnés, circo, acrobacia y swing. Participó en la obra “Copia Fiel”, dirigida por Analía Couceyro, Frenesí de las Horas, de Julieta De Simone y "Criminal" de Javier Daulte, dirigida por Sol Pittau. Es creadora y directora, junto a Gaspar Fernández, del grupo de teatro Pequeño Pez, donde escribe, diseña, dirige y actúa en sus propios espectáculos, han vendido los derechos de "La Fábrica de los Sueños" a Paraguay y  actualmente están terminando su espectáculo navideño para realizar en Ushuaia contratados por la Municipalidad y Casa de Cultura. Actualmente actúa en "Yacarazo", dirigida por Juan Fiori y ensaya en un proyecto teatral musical, como actriz y bajista junto a Mariano Torre, Luciano Bonnano y otros actores.

¿Cómo llegaste a la obra “Yacarazo”?
Nació de las ganas de actuar con amigos. En principio nos juntamos con Viviana Ghizzoni, amiga y compañera de obras anteriores y conocíamos a Juan que tenía ganas de dirigir y estaba estudiando dramaturgia. Unánimemente propusimos empezar con un proyecto teatral, luego convocamos entre todos al resto de los actores, amigos también. Mi entorno, en su mayoría, son actores, músicos, artistas y compartir el oficio con ellos es muy gratificante.

Suena potente “Yacarazo”.
“Yacarazo” es una mirada a la soledad femenina desde la inmensidad litoraleña. En un pequeño pueblo a la vera del río Paraná, una bestia mítica del lugar, el “Yacaré Morado”, se está devorando a todos los hombres: jóvenes, adultos y niños son víctimas de un plan macabro y sistemático. Dora, Clara y Laura (este último mi papel), deciden convocar a las mujeres del Paraná a pelear contra el yacaré para así darle caza y hacerlo confesar sus crímenes.

¿Qué propone como director Juan Fior?
En principio propone contar verdad. Eso me interesa, lo que creemos nosotros y sentimos acerca de la soledad, del abandono, del desamor, del lugar de la mujer, su sensibilidad, los lazos, las relaciones… Y desde allí contar y transmitir. Luego lo trágico y lo cómico que ello genera en lo cotidiano, y en esta trama particular de un mito.

¿Cómo se hace para mantener una obra independiente ante tanta oferta?
Sobre todo convicción, oficio y mucho laburo. Tanto en este espectáculo como en todos los que hago, dedico mucho tiempo, además de mi trabajo es mi pasión. Así que primero confiar en que se puede y  muchas ganas.  En segundo lugar, hacer cosas buenas y profesionales, “buenas es relativo”, pero la base de los proyectos que elijo, es el compromiso de todos: elenco y director. Saber lo que querer contar y poder tomar decisiones acertadas y sinceras con respeto a todo ello.  Luego, ver herramientas, todas las posibles para promocionar y por supuesto contar con muchos amigos.

Además de “Yacarazo”, estás con “La Fábrica de los Sueños”.
Sí. Hace dos años que estoy con “La Fábrica…”, espectáculo que escribimos dirigimos y actuamos con Gaspar Fernández con quien tenemos “Pequeño Pez”, una productora de eventos infantiles, por lo que estamos haciendo espectáculos continuamente, al menos uno o dos por año.

“La Fábrica de los Sueños” estuvo nominada a los ACE 2013… 
Sí. Y aunque no ganamos fue un sueño. Es una obra en la que me saqué las ganas de hacer todo lo que quería hacer, filme unos cortitos muy divertidos para proyectar, hay circo, mimo, coreografías, proyección de dibujitos animados, música original, sketchs clownescos, hasta hago de buena y de villana. Y cuenta la historia que Caniche y Finito, dos niños muy divertidos y soñadores, reciben un mensaje con la misión de salvar la Ciudad Alegría de la villana Elvicaria, quien robó todos los sueños, ilusiones, emociones y deseos de los niños, hasta convertir el mundo en un desierto de esperanzas perdidas. Los niños héroes de esta historia, se encargan de rescatar esos sueños y devolverle a la villana la imaginación y la alegría de soñar.

¿Qué diferencias notás entre el público adulto e infantil?
El público infantil es muy sincero, desprejuiciado, así como pueden gritar que no les gusta, se mueren de risa si la están pasando bien. Pero una vez que sabés lo que les divierte y entretiene y lo que les llama la atención a esa edad, la dinámica y ritmo tenés ganado el 90 por ciento del público. Entonces siento que siempre hay un ida y vuelta. Que están presentes, genuinos, y que lo reciben con mucho amor. Y actúo con la seguridad de que lo que hacemos, les gusta. Por su parte, el público adulto es un poco más duro, lo que puede gustarles o no, es mucho más amplio, no hay un mecanismo, una estructura o una propuesta que sepas que siempre les puede gustar. Pero también eso me genera placer. Que guste y no, es parte de hacer teatro, habla de que tenemos una idea, una convicción, o una opinión más marcada, de que tenemos diferentes formaciones y experiencias, de que hay diferentes modos de ver, pensar, sentir  y hacer teatro, y eso permite vida y regeneración constante en el circuito.

¿Además de teatro para adulto e infantil, sos parte de una banda como bajista?
Sí. Hace unos años atrás, justamente, en una obra que dirigía Analía Couceyro, salió de ella una magnífica idea, que dentro de la obra se formara una bandita de rock. Una de las actrices tocaba la batería, otra cantaba, otra tocaba la guitarra, y ninguna sabía tocar el bajo. Entonces medio al azar, o intuitivamente supongo, me propone ser la bajista. En ese entonces tomé clases de bajo para sólo esa obra. Años después, habiéndome quedado con muchas ganas retomé las clases, me compré mi propio bajo y comencé a tocar. Este año ensayo en dos bandas, ambas de todos actores que hacen música. Una de ellas con grandes actores-músicos como Mariano Torre y Luciano Bonanno, quienes tenían el grupo llamado “Ambulancia”, que yo escuchaba, así que un placer, un año de mucho teatro y música. Creo que al aceptar que es un hobby, lo disfruto sin presión, es un juego, es otra forma de expresión.

“Yacarazo” puede verse todos los lunes de noviembre a las 21:30hs., en el teatro Ladran Sancho, Guardia Vieja 3811, C.A.B.A. – Argentina. Reservas: 153.089.6794 / yacarazo@gmail.com. Costo de entrada: $70 (Estudiantes y jubilados $50).


Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff