domingo, 20 de mayo de 2018

Teatro: “Insania”

El se hace el bueno…. Aparece atado, como esposado, como ya condenado. Expone sus verdades, las cuales están lejos de ser coherentes, lógicas y sanas y balbucea su pena. Ese sería el primer cuadro, a modo cinematográfico de describir la situación. “Insanía” de Paul Caballero trata sobre la violencia de género, de lo insano de sus portadores y del miedo de las víctimas.

Ella se muestra fría, abatida, sin saber que es quien se lleva la peor parte de esta historia. Una historia que está inspirada en un caso real, que motoriza toda esta puesta cruel, fuerte y explícita. Paul Caballero, su autor y director no esconde casi nada. Muestra todo. El dolor, el miedo, la perversión, la defensa y el ataque. Como también nos muestra su talento en cada escena. Cada espacio de este recorrido, es una clase de escenografía, iluminación y actuación.

“Insanía” es un todo que funciona a la perfección. El público mientras se alimenta de arte, lo padece. Sus actores dejan la vida en esos escenarios improvisados y el mensaje es efectivo. Sale con intensidad y se clava en el pensamiento de todos. Su aplauso rabioso del final es para todos. Allí se vivieron 70 minutos de teatro total.

Pablo Pieretti, Belén Fernández Díaz, Betty Rizzo, Sabrina Ferder, Sebastián Sinnot, Fran Cantó y Nicolás Pinus, nos dan una clase de cómo emocionar en lo patético que puede resultar el IMPA como espacio artístico. 

“Insanía” es una obra total, que nos duele a todos y que muestra el dolor que sufren las mujeres que son violentadas por su condición de mujer.

Por Ignacio Ballesteros.


Ficha Técnica:
Dramaturgia y dirección: Paul Caballero.
Elenco:
Ella: Belén Fernández Díaz.
Él: Pablo Pieretti.
Madre: Betty Rizzo.
Hermana: Sabrina Ferder.
Hermano: SebastiánSinnot.
El Concejero: NicolásPinus.
El Loco: Fran Cantó.
Música en vivo: Marco López.
Diseño y realización de vestuario: Lucila Leccese.
Producción artística y puesta en escena: Fran Cantó.
Producción ejecutiva: Pablo Pieretti.
Duración: 70 minutos.



viernes, 11 de mayo de 2018

Paul Caballero, artista colombiano que es profeta en el teatro argentino

Autor, director teatral y productor de televisión colombiano radicado en Argentina desde 2002, se formó como director teatral en Argentina y trabajó durante 20 años en diferentes medios de comunicación en Colombia y Argentina. Entre otros trabajos para televisión, se destaca el Especial “Homenaje a Teatro Abierto” para Canal 7 reponiendo 13 de las más emblemáticas obras del legendario ciclo “Teatro Abierto” de 1981 y la miniserie "Variaciones Walsh" de la TV Pública grabada en 2015, nominada al Martín Fierro como Mejor Unitario en 2016. Actualmente brilla con sus dos obras en cartel, “Lúcida” e “Insania”, ambas en el IMPA. Lo conocemos.

¿Cómo llegaste a crear la historia de “Insania” y qué te llamó la atención para hacerla?
"Insania" surge en 2015. De casualidad me encontré con la noticia de El Chacal de La Plata, un tipo que mantuvo secuestrada a su novia y la tuvo drogada, hizo que amigos tuvieran sexo con ella y hasta le arrancó las uñas de los pies. Lo que noté era que no solo este hombre había cometido actos terribles sino que había mucha gente que de alguna u otra manera había participado y eso me hizo pensar en que no puede ser la locura la que explique cosas así, tenía que haber algo más en nuestra sociedad que hiciera posible que pasaran cosas tan terribles como esta. En ese entonces #Niunamenos no tenía la fuerza de ahora.

¿Qué podés contar de la obra “Insania” y de los personajes de él y ella?
"Insania" no es la historia de una situación de pareja, es más una reflexión mía sobre todo lo que rodea al acto violento, es mi angustia exponiendo las grietas de la sociedad que dejan ver como lo que construimos de humanidad se puede desmoronar fácilmente. Ellos, los protagonistas, no tienen nombre, ningún personaje tiene nombre porque pueden ser cualquier persona, Insania habla de gente común de alguna manera está atrapada por su construcción cultural.

¿Qué encontraste en la dupla protagonista de "Insanía", Belén Fernández Díaz / Pablo Pieretti?
Ellos funcionan muy bien, ya habían trabajado juntos y se conocen bastante,  eso permite profundizar los límites en la construcción de los personajes, yo para Ella quería a una mujer de carácter fuerte enfrentada a un tipo que se impone físicamente, eso implica un trabajo actoral desde lo físico y lo emocional muy exigente para ambos. Creo que son una de las parejas actorales más sólidas y comprometidas que conozco.

¿Qué creés que le suma el Espacio IMPA a la puesta y que podés contarnos del lugar, donde también estás realizando la obra "Lúcida"?
Me interesan las obras que alejan al espectador de la comodidad y la distancia que impone una sala común. Creo que el IMPA ofrece esa oportunidad de meterse en la historia, de sentirse parte de una experiencia, me obsesiona la creación de atmósferas, la angustia, la opresión, me gusta jugar con las emociones y con las sensaciones visuales del relato, que el espectador sienta emociones genuinas, que se involucre. Creo que cuando en el teatro al espectador no le pasa nada, es una oportunidad perdida para el arte.

¿Qué es lo mejor y peor de participar en una obra de teatro independiente?
Creo que lo mejor es la libertad de creación que te ofrece el teatro independiente, el público del teatro comercial en general busca sentirse mimado, quiere pagar por comodidad, sentir que conoce o admira a determinado actor, actriz o director. El público del teatro independiente no tiene esas garantías, se arriesga, es más aventurero y agradece cuando se encuentra con propuestas que lo interpelan y ahí surgen enormes posibilidades de construir otras narrativas. Lo peor quizás es que cuesta más la difusión porque hay menos presupuestos para invertir en publicidad.

Sos colombiano…  ¿Qué te hizo venir a nuestro país a ejercer tu profesión y ya estando aquí, qué fue lo más positivo y negativo de vivir en Argentina?
Vine por amor y funcionó durante once años y creo que me quedé por amor pero a Buenos Aires, una ciudad que a la vez da tantas alegrías y enojos, creo que me volví un poco adicto a la esquizofrenia de la porteñidad. Conozco muchas ciudades, hace diez años hago trabajo internacional que me permite viajar y conocer otros rincones del mundo, pero para mi volver a casa es estar en Buenos Aires mi hogar por elección. 

Según Alternativa teatral, tu primera obra teatral como director y dramaturgo fue “Del Amor y otras Histerias”. ¿Qué cambió en vos como director de aquella obra a esta nueva?
Mi compromiso cada vez más profundo con el teatro inmersivo, Del amor tuvo una puesta convencional con escenario y butacas, pero con "Insania", "Crápula" y "Lúcida", me dije siempre que necesitaba discutir con el público, no solo contar una historia. Hoy es casi una necesidad alejarme de lo cotidiano, creo que hay cientos de obras que se ocupan de los microrelatos, mis inquietudes dramatúrgicas suelen ser más filosóficas y lo escénico aparece como una herramienta expresiva, porque podría escribir poemas o ensayos, pero me domina el deseo de sacarme esas preguntas que me atormentan y transferírselas al público, que la obra no termine con los aplausos sino que dure en la cabeza y clavada en el corazón muchos días después.

¿Está en tu cabeza volver a tu país o ya te quedás definitivamente en Argentina?
La idea de volver siempre está, no perdí el contacto con mis amigos ni mi familia y siempre coqueteo con mi regreso, pero siento que aun no termino de contar mi historia definitiva, me impongo el reto de seguir explorando, así que me van a tener por acá un tiempo más.

¿Cuáles son tus sueños dentro del teatro argentino?
Creo que hace falta entrecruzar más esos dos mundos que son el teatro comercial y el teatro independiente, creo que con los presupuestos y las figuras del teatro comercial sería maravilloso que se la jueguen con proyectos más innovadores cada tanto. Ni hablar del teatro oficial, debería impulsar más a nuevos artistas, los directores y actores famosos no necesitan del San Martin, ni del Cervantes, lo cierto es que llenan cualquier sala con su solo nombre. Yo creo que es justo abrir esas marquesinas y apostar mucho más a  nuevos actores, nuevos escritores y nuevos directores, eso enriquecería la propuesta teatral de la ciudad y permitiría que el público expanda su gusto hacia otras propuestas.

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff

martes, 1 de mayo de 2018

Charlie Gerbaldo, inmortalizador de historias

Nacido en Rafaela, Provincia de Santa Fe, Argentina, participa desde hace años en el área teatral y audiovisual en los roles de actor, director y pedagogo en diversos lugares del país y de ciudades de Latinoamérica. Ejerció y participa actualmente en instituciones como Teatro Ciego realizando la técnica teatral en plena oscuridad como actor, director y pedagogo. Es miembro activo de la ONG de cine independiente del Cluster Audiovisual PBA fundada por José Campusano donde participó en la primera ficción de Realidad Virtual. Actualmente escribió, dirige junto a Javier Rosón y protagoniza con Alexandra Geoffroy su obra “El secreto libre” (martes a las 21h., en el teatro El Tinglado), donde cuenta una historia real de amor sucedida en plena Dictadura Militar. 

¿Cómo llegaste a conocer la historia de “El secreto libre” y qué te llamó la atención para hacerla, primero en libro y segundo como obra de teatro?
La Historia llega a mí a través de una amiga, Patricia Traba, que estudiaba teatro conmigo en el I.P.A. (Instituto Provincial de Artes de la Provincia de Santa Fe) cuando yo tenía 17 años. Un día, al no tener clases nos reunimos a compartir unos mates junto a otros compañeros. Hablando de historias de amor, ella, Patricia Traba nos cuenta, nos relata la historia de amor entre un hombre y una mujer que se conocen a través de los tubos de los baños durante la dictadura militar de Argentina. Lo que me llamó la atención justamente el corazón de la historia, en sí la historia de amor que logra sobrevivir a pesar de toda la oscuridad del entorno. Y realizar la obra de teatro fue siempre un gran desafío representando y encarnando al personaje de Roberto y su relación con Marta. De esta forma creía y actualmente pienso que es la forma en la cual pueda acercarme a las vivencias de los verdaderos protagonistas.

¿Qué podés contar de la obra “El secreto libre” y de los personajes de Marta y Roberto?
Que a través de esta historia de amor, se refleja metafísicamente hablando, el claro triunfo de la energía y del amor, sobre la materia. Desde la historia en sí y desde mi forma ideológica de analizar y pensar creo que “El Secreto Libre” afirma que ninguna clase de violencia podrá con el sentimiento más profundo de afectividad del Ser Humano, o sea nada podrá matar ni borrar la profundidad del Amor. Con respecto a Marta y Roberto son el exponente máximo de vínculo de amor más allá de lo físico.

¿Notada tu sólida experiencia en teatro, tanto como director y asistente de director, qué encontraste en la dupla Gerbaldo- Rosón, para dirigir tu nueva obra?
Simple, la afectividad y la sensibilidad de nuestro vinculo de amistad. La amistad que también es una forma de expresión del amor.

¿Qué es lo mejor y peor de participar en una obra de teatro independiente?
Lo mejor es la pasión que hoy siente por lo que hace… Esa pasión me da y nos da la libertad de hacer y decir lo que uno realmente siente y piensa.  Lo más difícil en el gran esfuerzo  través de tiempo y con mucho tiempo que le tiene que dedicar a cada punto de la puesta para lograr concretar y plasmar algo de todo lo que uno se imagina. Y luego esperar que el público se acerque al teatro.

¿Vivís del teatro o tenés alguna actividad paralela?
Vivo de varias acciones de roles artísticos, como actor, director, pedagogo, productor tanto en el orden teatral como en el orden audiovisual, por lo general siempre prefiero desde la autogestión.

¿Qué te acercó al teatro y qué nos podés contar de tu adolescencia que esté vinculada a la actuación?
Podría decir que sinceramente lo que me acerco al teatro fue la posibilidad de vincularme mejor con el otro y a partir de ahí me di cuenta que podía contar diversas historias.

¿Quiénes fueron tus influencias y las siguen siendo?
A nivel nacional, Miguel Ángel Sola por su actuación artística visceral, Ricardo Darín por su dedicación interrumpida en la actuación. A nivel internacional, Gary Oldman y John Malkovich. A nivel teatral, mi referente máximo fue el maestro y teórico Raúl Serrano.

¿Qué podés contarnos de tu experiencia en el Teatro Ciego?
Mi experiencia en Teatro Ciego fue siempre muy intensa sin dejar nunca que sea un juego muy atractivo e interesante para las puestas escénicas, además invitar a todo el público a compartir una experiencia cercana a la problemática de la ceguera. Teatro Ciego también fue una gran posibilidad de incluir esta problemática para interaccionar el mundo ciego.

¿Cuáles son tus sueños dentro de teatro?
Hacer una gira por todo el país y por Latinoamérica pero no en las grandes ciudades sino por las pequeñas ciudades y pueblos, esos lugares que realmente carecen de posibilidades de encontrarse con la comunicó de teatro. 

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff




lunes, 19 de febrero de 2018

Teatro: “El conventillo de la Paloma”

Lo que tienen los clásicos teatrales de bueno, es que aunque las modas y los tiempos sean otros, la esencia de la obra perdura y emociona de igual forma. No basa su idea en alguna moda, sino en los sentimientos, sensaciones y miedos que atraviesan las circunstancias, sean cuales sean. 

Alberto Vacarezza, al igual que sus colegas Roberto Cossa y Carlos Gorostiza, en “El conventillo de la Paloma” dividir en varias personas la atención por la belleza. Una belleza incontrastable como la de Paloma para con sus socias de espacio. 

Adrián Di Stefano, en su doble acción de director y protagonista, le imprime su voz, esa con la que nos tiene acostumbrado en los últimos años al poner en su teatro Colonial, este estilo de piezas teatrales.

Paloma es Natalia Luongo, Paseo de Julio es Lautaro Diaz y Villa Crespo es Guillermo Di Concilio, tres roles bien definidos pero que no hacen al peso específico de la obra, que asumen con total protagonismo, las segundas líneas los personajes de Seriola (Joaquín Facchini), Don Miguel (Gabriel Orozco) y el Gallego (Adrián Di Stefano). Pero por delante de ellos, la más histriónica y aplaudida, Manoli Ozores Muñoz como la Gallega.

La inclusión de Ernesto “El Polaco” Pomorsky como un cantante que le da su impronta tanguera a la fiesta final, es un absoluto acierto de su director.

Con una dinámica entretenida, vestuarios acordes al momento recreado y con actores vistosos, “El conventillo de la Paloma” divierte y pone la nostalgia de esa época que ya fue, a disposición de la platea adulta.

Por Ignacio Ballesteros.

Autor: Alberto Vacarezza.
Dirección: Adrián Di Stefano.
Elenco:Osvaldo Bebén, Guido Di Stefano, Lautaro Diaz, Carlos Duquene, Joaquín Facchini, Alberto Guerrero, Natalia Luongo, Marcelo Marchese, ManoliOzores Muñoz, Gabriel Orosco, Joel Alexander Sardi, Silvina Tenorio, Beatriz Torres, Jorge Vizioli.
Cantante: El Polaco Ernesto Pomorsky.
Asistente Técnico: Mica Ringa.
Ambientación: Elenco de Un Gran Hombre.
Vestuario: Beatriz Torres.
Fotografía: Edgardo Salvatierra.
Diseño Gráfico: Natalia Luongo.
Asistente de Dirección: Silvina Tenorio.
Musicalización: Adrián Di Stefano.
Producción General: Teatro Colonial



lunes, 20 de noviembre de 2017

Teatro: “Las Garibaldi”

Para realizar una comedia negra de calidad, hay que descansar, no solo en la sabiduría del director apoyado en un libro de importancia, sino en el carisma de los protagonistas. No se puede ser irónico si la gestualidad y la postura corporal no acompañan. Y en "Las Garibaldi", ya solo con ver a las dos hermanas, uno se pone incómodo. Carlos Pera y Andrés Maradei son un claro ejemplo del humor negro de excelencia. Se potencian, se molestan, se insultan en silencio y se acarician para la platea. El primer indicio de lo que vendrá es cuando Olga (Carlos Pera) le escupe el te a Blanca (Andrés Maradei), que fue a buscar no se sabe qué cosa. Ahí, sabemos que estamos frente a una gran obra de teatro.

El vestuario elegido por su directora Mariana Muñoz es el preciso. Y los personajes que le da vida Darío Basualdo en su libro, tienen la dosis justa de limón para agriar todas las escenas. La madre Inés, que vuelve siempre en flashbacks llega al límite de lo ordinario. Equilibrio justo para desagradar sin asquear. Y ese trinomio de odio, rencor y falsa nostalgia, levan adelante “Las Garibaldi”.

Garibaldi es el viudo de Inés, quien tiene sus dos hijas, Blanca y Olga. Una historia que cuenta el paso de los años de los 50 al hoy, aproximadamente, en los cuales, la madre elige a una para que estudie, a la otra para que trabaje y así. Todo surgido de la ignoracia de la época, que su autor y sus actores, llevan a la risa constante. Carlos Pera, Andrés Maradei y Gustavo López se destacan en todo momento. Acompañan de buena forma, Rodrigo Mascazzini como Cuca, una amiga de la familia; y Daniel Castiglione como Sacacorchos, un pretendiente sentimental.

"Las Garibaldi" es parodia negra en su mejor expresión. Son buenas actuaciones en un libro acertadísimo, con la dirección y puesta en escena de la talentosa Mariana Muñoz.

Por Ignacio Ballesteros.

Autor: Darío Basualdo.
Directora: Mariana Muñoz.
Elenco:  Carlos Pera (Olga), Andrés Maradei (Blanca), Gustavo López (Mamá Inés), Rodrigo Mascazzini (Cuca) y Daniel Castiglione (Sacacorchos).
Asistencia técnica: Rodrigo Birbet.
Asistencia general: Marcela Maradei, Yolanda Pasano y Maria Silvia Gilliotti.





viernes, 17 de noviembre de 2017

Sebastián Olano, seducido por la bella Carmen “la única”.

“Carmen, la única” tiene a su soldado, en todos los sentidos de la palabra, Sebastián Olano en la producción general y protagonismo. Obra basada en la ópera de Georges Bizet, se presenta todos los jueves de noviembre en el teatro El Vitral. Mundo sevillano, pasión española, traiciones, confesiones y sueños rotos.

¿Qué te acercó al teatro y qué nos podés contar de tu adolescencia que esté vinculada a la actuación?
La observación constante desde lugares distintos, ir a lo absurdo, a lo grotesco, a lo que uno de diferentes maneras imagina como detrás de cada persona, así desde que nací hasta el momento.

¿Quiénes ejercieron más influencia en tu vida?
La influencia ha sido la necesidad constante de comunicar y de seguir despertando, no es una persona en particular, lo seguirá siendo eternamente la misma intención, más allá de las personas más allá de los ámbitos, el arte es constante no solo arriba del escenario.

¿Cómo llegaste a la obra “Carmen, la única” y qué te sorprendió de la puesta de Juan Carlos Malpeli y del mundo sevillano?
A Carmen llego por Juan Carlos, el ya había insinuado en “Toska” que le gustaría en ese entonces ver la posibilidad de incluirme en “Carmen, la única”. De Juan Carlos, quien es mi amigo, no para de sorprende su pasión, su humildad, su generosidad, bondad y locura. Del mundo sevillano la pasión constante y el sufrir transformado en melodías y en formas de aumentar la vivencia.

¿Qué podés contar de tu personaje?
José lizarrabengoa, es un personaje en búsqueda y descubrimiento constante, es una personaje postergado en principio funcional a los demás, pero luego del artazgo y frustración rompe con el paradigma, pero en definitiva termino siendo funcional hasta en la tragedia.

¿Tiene relación la obra con la Ópera de Georges Bizet “Carmen”? En caso de que sí, qué podés contar sobre ello.
Toda la relación tiene! Es la ópera reescrita y adaptada por Juan Carlos Malpeli, quien está a la altura para hacer con Bizet, lo que este último hizo con Prosper Merimee. Estimados tenemos entre nuestros tiempos a un artista que es distinto, verdaderamente distinto.

¿Qué es lo mejor y peor de participar en una obra de teatro independiente?
No me parece importante esta pregunta.

¿Qué podés contarnos de tu experiencia en “Toska”?
“Toska” me ayudó a crecer como persona y lógicamente como artista, a recordar que la música clásica es un combustible importante de vibración profunda. Me dio un condimento importante para definir y construir mis propios conceptos en los cuales se basan mi conducta. “Toska” me abrió profundamente al arte , sin posibilidad de abandonar este camino. “Toska” me dio un amigo, Juan Carlos con quien nos peleamos muy fuerte y con quién a posterior de esas pasionales diferencias fortalecimos y construimos un respeto y amistad aún más sólida.

¿Cuáles son los sueños con la obra “Carmen, la única”?
Con “Carmen…” los sueños es despertar gente, que sienta más que llore más que sea más feliz. No tengo sueños dentro de la actuación en sí, seguiré de la mejor manera lo que dicte cada momento.

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff






Rosario Jaimes, una actriz que brilla con luz propia en el Off

Todos los jueves a las 20:30hs., en el teatro Teatro NoAvestruz (Humboldt 1857), en la obra “Fin de diciembre”, Rosario Jaimes se destaca por su belleza e impronta escénica. Bajo la dirección de Lizardo Laphitz y con texto de Ricardo Halac, cuenta la historia de un grupo de amigos, quienes rondan los 30 años y que han pasado más de la mitad de su vida juntos. Hablamos sobre su vida y deseos.

“Fin de diciembre” es una obra que todos los jóvenes teatreros de hoy deberían ver…
Fui convocada por s director Lizardo Laphitz quien fue mi maestro. Leí la obra y me encantó. Me pareció que a través de ella se podía mostrar claramente la diversidad de sentimientos que habitan dentro nuestro. Con respecto a la dirección, Lizardo tiene una capacidad increíble para ir al fondo, llegar al hueso, mostrar el alma del personaje y todo lo que se esconde en él.

¿Qué encontrará el espectador en la obra “Fin de diciembre”?
Seguramente luego de ver la obra salga movilizado. En algún punto todos podemos identificarnos con alguno de los personajes. Algunos de sus personajes generan sentimientos contradictorios muy fuertes, y eso a veces nos hace preguntarnos que postura tomamos realmente antes algunas situaciones.

Tu personajes es Irene…
Fue un placer tratar de encontrar con la ayuda constante de Lizardo a “Irene” ya que es compleja su personalidad, poder crear su mundo, lo que le sucede en su vida, para poder así justificar sus acciones en escena, su comportamiento, su texto. En fin, todo lo que encierra Irene fue un trabajo realizado con mucha atención.

¿Qué es lo mejor y peor de participar en una obra de teatro independiente?
Hay que remar mucho… pero ya lo sabemos y estamos preparados para eso. Disfruto mucho de todo el trabajo en equipo para llevar adelante un proyecto. A veces uno desearía que las cosas fueran más simples. Llegar, poner el cuerpo al servicio del personaje, y luego poder ir a descansar. Eso no ocurre, hay que preparar todo… luego dejar todo en orden. Pero a la vez eso genera una unión con los compañeros que también tiene su encanto.

¿Qué te acercó al teatro y qué nos podés contar de tu adolescencia que esté vinculada a la actuación?
Siempre quise estudiar teatro. Sentí siempre una necesidad imperiosa de expresarme a través del cuerpo. Cuando terminé el colegio comencé a estudiar Derecho. Había que tener una carrera. Eso estaba en mi cabeza. No me gustaba, no era feliz, la colgué y comencé a estudiar teatro. Ahí descubrí que no estaba errada. Seguí por ese camino. Me alejé luego por temas personales.

¿Quiénes fueron tus influencias y las siguen siendo?
Varios. Siempre me maravilló con Meryl streep. Siento por ella una admiración tremenda. Su nivel de verdad en lo que hace, en cada papel que hace no deja de maravillarme. En general me movilizan las actuaciones que parecen transcender la pantalla, o en el escenario llenan el espacio con tanta verdad que uno se siente inmerso en la historia que ve. El poder emocionar, conmover o hacer reir desde allí me parece algo hermoso. Lizardo Laphitz; me ha ayudado mucho en este camino de la actuación. Es muysabio. Yo lo tengo en un pedestal, creo que logra llegar a la esencia de cada actor.

¿Qué podés contarnos de tu experiencia en “La lista”, según Alternativa teatral, tu primera obra teatral.
Fue hermoso trabajar con un texto así. Investigar lo que ocurrió en aquella época. Como vivían etc. Y componer desde allí. También fue muy lindo que en todo el camino hacia el estreno hayamos contado con la presencia en los ensayo de su autor Ricardo Halac. Fue motivador e intenso trabajar con el autor mirando su creación.-

¿Cuáles son los sueños con la obra “Fin de diciembre” y tus sueños dentro de la actuación en sí?
Ojalá la obra siga bien como viene y podamos reestrenar como nos gustaría. Mi sueño es seguir pisando el escenario hasta la vejez. Encontrar siempre nuevas historias para contar.

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff