viernes, 7 de julio de 2017

Andrea Giase, sensualidad en el off

Andrea Giase se formó actoralmente con el maestro Agustín Alezzo. Más tarde, se entrenó, durante varios años, con Julio Chavez. A su vez, participó de varios workshops dictados por Joy Morris en Argentina. En la danza, cursó tres años en la Escuela Nacional de Danzas María Ruanova. En el canto, se formó con Juan Miró, Carlos Zabala, Ruben Lesgart; y es Licenciada de Artes ( U.B.A) Facultad de Filosofía y letras. En teatro, estrenó como actriz "Marat- Sade" de P. Weis bajo la dirección de Ruben Pires. Coproducción con el teatro San Martín de Buenos Aires recibiendo el premio Ace a mejor director espectáculo off.  Actualmente se entrena actoralmente con Federico León. Al mismo tiempo, es docente de la carrera de Dirección Teatral de la Universidad de Palermo. Y se la puede ver todos los viernes a las 21hs., en el teatro El Damero (Dean Funes 506), en "Quereme como quiero", bajo la dirección de Gina Piccirilli.

¿Qué te llevó a que te dediques al teatro?
La necesidad de jugar, de estar muy cerca de mundos fantásticos, lúdicos y ajenos. Una necesidad de hacer y sentir muchas cosas en esta vida además de las que pasan naturalmente en mi vida, de ser muchos personajes además de ser yo misma. Pienso que los actores somos un poco niños y como nos resulta insoportable dejar de jugar, nos buscamos una profesión que legalice el juego.

¿Recordás quienes te impulsaron a legalizar ese juego?
Alejandro Urdapilleta me fascinó con su desparpajo, desde muy pequeña, cuando lo iba a ver a “Ave Porco” con Tortonese. El humor de Buster Keaton, Chaplin, Almodóvar y Woody Allen. Mi primer maestro, Agustín Alezzo. Mi segundo gran maestro Julio Chavez. Actores a los que admiro y de los que aprendo como Jessica Lange, Gena Rowland, Marlon Brando, Sean Peen...tantos más. El cine de John Cassavettes, Lars Von Trier, Godard... y tantos más. Y alguien con la que tengo una relación de fanatismo absoluto desde mis doce años, Madonna.

¿El teatro es tu vida en todo sentido?
Sí, vivo del teatro. Soy actriz y también me recibí en la U.B.A de Licenciada en Artes. Entonces, mi relación con el teatro es mixta porque es práctica y teórica. Podemos decir que al teatro lo hago y lo pienso. Además, soy docente de actuación y de Historia del Teatro, otra gran pasión que tengo en mi vida. Para mí, el espacio de entrenamiento es un espacio de investigación, de exploración personal, de preguntas y de reflexión. Es un lugar de mucho enriquecimiento para mí.

Tu primera obra fue “Maradoo”…
Justamente este verano hice un Seminario de Dirección con Román Podolsky y nos encontramos con Alejandra Darín después de muchísimos años. Fue mi primera experiencia en el teatro, aprendí muchísimo de ella y de mis compañeros actores. Nos divertimos mucho, fue una experiencia corta pero muy alegre. Cuando nos encontramos con Alejandra, este año, la recordábamos y nos reíamos mucho de esa época. Estuvo muy bien.

Hiciste mucha televisión y algunas películas como “Sabrina Love”. ¿Cuál es la clave para tener continuidad tanto en cine como en televisión? ¿Qué te dejaron esas experiencias?
Para mí la clave para este oficio es formarse y entrenar. La televisión es un dispositivo que me encanta y permite trabajar la espontaneidad y rapidez del actor. El cine es mágico. Amo profundamente hacer cine, es un lugar en donde me siento muy a gusto, muy serena y muy viva. La experiencia con Alejandro Agresti fue inolvidable, en todos los sentidos que te puedas imaginar. Siempre quise trabajar con Agresti porque considero que es uno de los más talentosos directores argentinos de hoy. Y la vida me dio ese regalo, filmamos en Colón, Entre Ríos, y cuando uno filma en otro lugar, lejos de su casa, parecería que todo se convierte en una gran película.

¿Qué podés contar de “Quereme como quiero” y de su directora Gina Piccirilli?
“Quereme como quiero” es una comedia que habla sobre el amor, sobre el desamor, sobre la amistad, sobre la traición, sobre el dolor de la separación pero, sobre todo, habla sobre el deseo de volver a enamorarnos una y otra vez. La puesta de Gina Piccirilli es muy original porque divide el espacio del teatro en cuatro espacios. Dos bares, un living y una calle. Todos esos espacios están todo el tiempo iluminado. Por supuesto, que hay mayor intensidad de luz dónde sucede la acción dramática principal. Pero todos los actores estamos en escena toda la obra. Y Gina, además de haber hecho esa dinámica puesta, a mí me enseñó el ritmo que necesita el humor para que la risa suceda. Por eso le estoy muy agradecida. El público la pasa muy bien, se ríen, se emocionan y la entrada es muy accesible para que el teatro sea una opción para todos.

Sos docente en la carrera de Dirección Teatral de la Universidad de Palermo…
En la Universidad de Palermo doy clases de una materia sobre Historia del Teatro, aunque por mi formación tiene una impronta teórico / práctica. Es un espacio de mucha exploración, investigación y reflexión sobre los asuntos del Teatro. En la Universidad tengo una cátedra que responde a una planificación articulada pero, asimismo, tengo posibilidades de hacer cambios en la currícula, de organizar clases especiales con artistas que estén vinculados con los contenidos de la materia. Es un Casa de Estudios donde me siento muy cómoda, muy acompañada y con una elasticidad para convertir el espacio aúlico en un espacio propio.

¿Cómo continúa tu 2017 y qué otros proyectos tenés en mente?
“Quereme como quiero” es mi presente. Y hay algunas cosas dando vueltas por ahí pero todavía nada confirmado.

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff

miércoles, 28 de junio de 2017

Teatro: “Juana de Arco”




Marcelo Silguero dirige a veintidós actores, en su mayoría que realizan sus primeras armas dentro del teatro, sin embargo, están en Avenida Corrientes y eso exige un profesionalismo que cumplen con creces. “Juana de Arco” es épica en su estructura y estética. Es histórica en cuanto a relato y diálogos. Es apasionante por hablar de la vida de La Doncella de Orleáns. Pocas veces plasmada en teatro, esta obra por momentos conmueve. Y su director tiene todo que ver. Su historia así lo sugiere. Él siempre trabaja para adelante y lo termina logrando.

“Juana de Arco” se inicia cuando su padre cuestiona a Juana lo raro de sus actos y su extrema religiosidad, a tal punto de que ella presenta una conexión divina con la virgen que dice se le presenta en varias oportunidades. Ante esta situación las autoridades toman la decisión de ejecutar a Juana por hechicera y que los signos que ella vio eran sólo los que ella quería ver y no provenían de Dios. 

Presentada en el teatro Losada todos los sábados a las 19:30hs., “Juana de Arco” queda corta en sus casi dos horas de duración. Sus batallas y sus duelos de credo y territoriales, necesitarían además de mucho más espacio, un rato más para poder asimilar tanta espectacularidad. El vestuario parece traído de aquellos años.

“Juana de arco” es la historia viva, seiscientos años después. Un recorte de historia en el 2017, cuando la tecnología, y la bomba madre de todas las bombas, nunca permitirían, una patriada semejante. Su protagonista Denise Gómez Rivero con un rol inolvidable, enamora momento a momento. Una obra para recomendar y quedar bien.

Todos los sábados a las 19:30hs., en el Auditorio Losada, Av. Corrientes 1551. Reservas: 4371-9098. Costo de entrada: $200.

Crítica a cargo de Ignacio Ballesteros.

Adaptación, Puesta en Escena y Dirección General: Marcelo Silguero
Elenco: Mario Riccio, Paula Viola, Stella Loiza, Brisa Arnaudin, Paulo Urquizo Uriol, Federico Marrero, Matías Duarte, Luciano Almirón, Denise Gómez Rivero, Javier Moresco, Patricio Rodríguez Medrano, Víctor Della Corte, Paula Cantone, Marcelo Bonelli, Juan Lucero, Graciela Fodrini, Guillermo Alfaro, Jesús Gomez, Esteban Sánchez, Diego Rey, Federico Papaleo, Franco Raffin y Guadalupe Soresina.
PH: Lau Stasio.
Escenografía: Guadalupe Soresina.
Diseño Grafico: Fernando Felices.
Diseño de Sonido y Musicalización: Rubén López.
Técnico Iluminación: Manuel Maza.
Violonchello: Bruno Ponti.
Diseño Vestuario: Juan Lucero.
Dirección Cinematográfica: Alan Silva. 
Producción Ejecutiva: Bonelli / Silguero.
Asistente de Dirección: Marcela Sala.





domingo, 25 de junio de 2017

Teatro: "Chicos feos" Volumen I (íntimo)


La comunicación insiste en que Gabriel Gavila cierra su trilogía con la primera parte de su final, en versión íntima, con él como protagonista y la participación de José Giménez Zapiola. De feos ninguno de los dos tiene nada ni internamente ni estéticamente. Pero se llama “Chicos feos” Volumen 1 (íntimo) y termina lo que inició hace muchos años su primera versión “Chicos lindos” y el pasado año “Chicos malos”. Es que en la cabeza de Gavila hay muchos chicos, cuestión en la que se explaya cuando habla de su vida sexual y sentimental. A modo de auto reproche o reflexión al vacío, él se pregunta por qué le es tan esquivo el amor.

“Chicos feos” tiene su mayor virtud acierto que es su coequiper José Giménez Zapiola. Un actor que además de ir en contra del título de la obra, demuestra su talento de a dosis espaciadas. No porque su colega, el mismo Gabriel Gavila que también es director y autor, lo interrumpa, sino porque al parecer, el guión está pensando para que Gavila sea el dueño y él su mejor ladero. Pero es constante, por lo que la obra es un dúo aceitado, logrado y efectivo.

La faceta más cerquita de Gabriel Gavila es también la menos reprimida, donde deja a traslucir todos sus secretos, intimidades, convicciones, deseos y frustraciones. Con anclajes a su compañía teatral Improvisa2 y a los recuerdos que le quedaron de sus amigos del secundario. 

En el Espacio Polonia, un cubículo teatral de culto en pleno Palermo, Gabriel Gavila continúa transitando su camino hacia el reconocimiento teatral masivo. Ganador del Estrella de Mar a Mejor Comedia por “Dillinger” y nominado a Mejor Labor Cómica por la misma obra, que perdió en manos de Martín Bossi, este autor, directo y actor del underground, se ilumina en todas sus facetas. Y sin duda, dejarse opacar por la belleza de José Giménez Zapiola, es su mejor decisión.

Para divertirse con sus bailes, engancharse con sus canciones y emocionar en el cierre. “Chicos feos” termina siendo una entretenida obra para conocer formas de vida, personalidades y cuestiones que tienen que ver con quien hace de sus pasiones, un estilo de vida.

Todos los sábados a las 20:30hs., en el teatro Espacio Polonia, Fitz Roy 1477, Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Argentina. Reservas: 3965-9549. Costo de entrada: $150 (descuentos a estudiantes y jubilados $120). Más info: chicosfeosteatro@gmail.com

Autor y director:
Gabriel Gavila.
Elenco: Gabriel Gavila y José Giménez Zapiola.
Fotografía:  Laureana Cabrera.
Make up: Melina Acuña.
Vestuario y Escenografía: Ileana Vallejos.
Comunicación audiovisual: Emmanuel Martinez.
Coach físico y coreográfico: Alexis Losada.
Stage Manager: Joaco Balverde.
Selección Musical: Joaco Balverde - Gabriel Gavila.
Asistencia de dirección: Federico Blanchet.
Asistencia de producción: Silvina Gonzalez.
Supervisión Artística: "Iti El Hermoso".
Supervisión Dramatúrgica: Maruja Bustamante.

Crítica a cargo de Ignacio Ballesteros.




jueves, 22 de junio de 2017

Gina Piccirilli, autora y directora de “Quereme como quiero”

Hija de inmigrantes italianos, nace en Buenos Aires, donde cursa sus estudios primarios, secundarios y terciarios, hasta graduarse como Profesora. Desde el año 1980 compagina su trabajo como docente con el comienzo de su formación teatral en el estudio de Agustín Alezzo donde toma clases sin interrupción hasta 1987. Simultáneamente realiza seminarios y cursos con otros profesores en diferentes disciplinas… "Creación del personaje a través de la línea de acción" con Beatriz Matar, "Vivir la Voz" impartido por Dina Roth… entre otros. En 1987 decide seguir los pasos de sus padres, cruza el Atlántico pero a la inversa, y en lugar de Italia elige Madrid, donde continúa con su investigación en el trabajo del actor. Suma a su sólida formación en el Método cursos que profundizan en la importancia de lo sensorial, el cuerpo, la energía y la voz con profesoras de la talla de Dina Roth y Concha Doñaque, entre otros. Actualmente se divide entre Buenos Aires y Madrid.

Usted es puro teatro…
Dirijo, doy clases y escribo… también soy directora artística de teatro El Damero. Espacio que creamos con Hugo, mi marido y trabajamos en equipo, él lleva la gestión y yo la programación. Mi objetivo es que sea la calidad y no la cantidad lo que rija la programación.  Nos encanta que la gente que va allí se sienta como en casa y se vaya con deseos de volver tanto por la calidad del espectáculo que fue a ver como por el trato que recibió. El Damero es ese lugar donde me siento en paz… es como la cocina donde se cuecen las historias que luego el público puede degustar.

¿Vuelve cada tanto a Madrid o es por el momento una etapa pasada?
Madrid nunca será una etapa pasada, sigue siendo presente, tengo mi casa allí, voy a menudo y sigo disfrutando de lo mismo que el primer día que llegué... su gente, sus calles, su acento… los domingos en El Rastro.

¿Qué puede contar sobre “Quereme como quiero” y de su elenco?
“Quereme como quiero” surge de las anécdotas de mi vida y de las anécdotas de vida de amigas y amigos. Separaciones, reconciliaciones, cuernos, idas y venidas que en el momento de vivirlas son un dramón y cuando las recuerdas con el tiempo te partes de risa. El elenco es, sin duda, lo mejor de “Quereme como quiero”. En cuanto fueron apareciendo los actores, todo cobró sentido. Le hicieron honor a eso que Woody Allen dice tan sabiamente: “La comedia es la tragedia más tiempo”. Hicieron suya cada palabra y cada situación desde la verdad más absoluta. Son estupendos y lo dejan todo en cada momento. Es muy gratificante ver al público reírse y disfrutar… y mirar a su pareja de reojo pensando en la conversación que tendrán cuando queden a solas. Ahhh y muy importante es que sepáis que hay un sorteo al finalizar cada función. El premio es muy significativo y puede cambiar la vida del espectador.

¿En base a qué aspectos realizó el casting?
Buscaba buenos actores capaces de crear personajes totalmente creíbles y de llevar verdad a las situaciones más desopilantes que se les propusieran.

¿Qué recuerda de “Yo me lo guiso, yo me lo como”, obra que estuvo en cartel varias temporadas con auspiciosas críticas?
De “Yo me lo guiso, yo me lo como” tengo los mejores recuerdos y las vivencias más mágicas. Para mi fue el puente más entrañable entre España y Argentina. Acabamos de terminar la cuarta temporada en El Damero y ahora se va de gira… así que sigue guisándose el pollito al ajillo por otros lares.  Y estad atentos que en cualquier momento vuelve a Buenos Aires.


Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff





jueves, 15 de junio de 2017

Teatro: “La mesa de los galanes”


Hay comedias y comedias. Las que uno se tira a la pileta por desconocimiento y porque solo compra la presencia de algún actor y las que uno va sabiendo a quién va a ver. Aquí, es una unión de las dos opciones. Porque lo único que sabíamos era que es una comedia basada en los textos de Roberto Fontanarrosa. Después desconocíamos a todos los actores, incluida la bella Natalia Coquibus que canta  y aplaca la platea. Nos seda, nos deja ensimismados, para que después aparezcan cinco comediantes a hacernos reir. Porque la obra genera risas y cuanto mayor es la risa, es porque hicimos lo que dicen o pensamos lo que ellos sentencian.

La cita es en el Chacarerean, teatro lindo si los hay en nuestra amada y teatral ciudad de Buenos Aires. En el mismo lugar donde brilló Muscari con “Shangai”, Inés Palombo con “Cansados de ser” y por la noche los Improvisa2 hacen de la suya. Allí están estos galanes de medio pelo o en decadencia, para hacer del registro masculino una bandera. Para ellos flamea en alta mar, para nosotros está a media asta en el potrero del barrio. Y esta dicotomía, entre lo que son y lo que vemos, es un acierto digno de agradecer. “la mesa de los galanes” se disfruta de par en par. Su director Roberto Saiz, con Natalia Coquibus da en la tecla. En televisión se dice cuando un programa es exitoso, que le deja la pantalla caliente al que sigue, en este caso, ella deja al publico latente, para escuchar a estos filósofos de arrabal.

La historia cuenta como cuatro amigos se juntan a charlar de sus vidas en la mesa de un bar. Cada uno con su cuentito, uno más chanta que el otro, alguno más básico en sus percepciones, pero son amigos, se chicanean, se conflictúan, y hasta se deben plata. Como en cualquier grupo, siempre hay uno que es el líder y otro que acompaña. La crónica resulta efectiva porque el pensamiento de Roberto Fontanarrosa es doctrina. Y esos cinco actores, porque al final se suma otro, entendieron de qué va todo.

“La mesa de los galanes” es muy divertida. Una gran opción para quienes disfrutan de las comedias, de reírse un poco de sí mismo, de sus actos y defectos. Grandes actuaciones y una cantante como Natalia Coquibus, para admirar.


El jueves 22 de junio a las 21hs., en el Teatro Chacarerean, Nicaragua 5565, Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Reservas: 4775-9010. Costo entrada: $200.

Autor: Roberto Fontanarrosa.
Adaptación: Daniel Coquibus.
Director:
Roberto Saiz.
Elenco: Gabo Pereyra, Daniel Coquibus, Marcelo Fernández, Federico Taramasco y Rodolfo Oreiro.
Cantante: Natalia Coquibus.
Producción Ejecutiva Luciana Cuenca.


Crítica a cargo de Ignacio Ballesteros.





lunes, 12 de junio de 2017

Lucas Herrera, músico y pieza clave de "Polifonía"

En la obra dirigida por Mariana Pagani, Lucas Herrera parace un actor de reparto, pero su brillante incursión en esa hora de teatro puro, lo convierte en protagonista. Músico de raza y actor por carisma, brilla en esta obra que habla sobre tres coristas de blues que esperan a su estrella. De esos artistas que le dan prestigio a nuestro amado teatro independiente.

¿Tus primeros acordes?
Las primeras motivaciones que recibí fueron familiares, en mi casa había un piano que de un día para otro empecé a tocar y nunca me detuve. Tenía 12 años cuando tomé mis primeras clases. Durante largos años fue simplemente una actividad lúdica hasta que en un momento surgió la necesidad de transformar la música en mi estilo de vida.

¿Artistas influyentes?
Siempre encuentro nuevos artistas por los que me dejo influir, pero si tengo que mencionar los primeros debo recurrir a Charly García, Spinetta y Fito Páez. Sin embargo, el amor primero y que durará toda la vida es con la música negra, Howlin Wolf, Muddy Waters, Louis Armstrong, Ella Fitzgerald, Billie Holliday, Duke Ellington y Thelonious Monk, por mencionar algunos. Su música apareció en mi casa desde temprano y me sigue acompañando.

¿Vivís de la música y del teatro?
Sí, me dedico enteramente a actividades musicales, de las que el teatro forma parte. También doy clases particulares de instrumento y prosigo con el estudio académico de composición y el estudio del instrumento.

¿Tu primera obra fue “Molly”?
Sí, una experiencia muy bella, con un gran trabajo de Malena Colombo (actriz) y Aureliano Giorda (director). Lo hicimos en el año 2015 y fue mi primera experiencia teatral. Era un unipersonal con música en vivo, basado en fragmentos del “Ulises” de James Joyce. Un texto sin puntuación, una mujer dentro de su habitación que nos dejaba ver todo su mundo amoroso entre que ella llegaba a su hogar y se preparaba nuevamente para salir.

¿Qué podés contar de “Polifonía” y de su directora Mariana Pagani?
“Polifonía” es una obra que me ha llevado a ejercer un rol extramusical en escena que nunca antes había realizado, en el cual encuentro mucho placer. Sin duda para mí es un descubrimiento enorme estar rodeado de talentos como Mariana Pagani, Johanna Merschon y Natalia De Elía (actrices) en la construcción de esta comedia. Creo que es una obra interesante en cuanto a la construcción formal, trabajada de manera inteligente ya que tiene frescura manteniendo los códigos del género. El trabajo que realizamos sale cada vez mejor así que los invito a acercarse al teatro a vernos.

"Polifonía" se presentó en el Centro Cultural de la Cooperación en el marco del Festival del Amor. ¿Qué podés comentar sobre ese Festival?
Fue muy importante para nosotros que nos convocaran al Festival del Amor que ya tiene largos años de trayectoria y se presenta como punto de referencia en el teatro porteño de verano. Presentar la obra en el CCC fue inolvidable, la cualidad de la sala, el espacio, su historia y por sobre todo la gente, que mostró mucho respeto por el trabajo de los artistas.

¿Cómo continúa tu 2017?
Este 2017 se presenta con muchos proyectos, por el lado del teatro preparando una obra llamada “Aguapé del Mississipi” dirigida e interpretada por Lucía Rosso que será estrenada en Agosto. Por el lado estrictamente musical, me encuentro formando varios grupos diversos. Entre ellos “LH5”, un quinteto de jazz-fusión de composiciones propias. “Aguafiestas Rock” un espectáculo infantil de rock de estética retro para toda la familia, “Gabriela Portantiero y su trío bohemio” en donde hacemos son y boleros y “El Atolón de Funafuti” grupo de rock de interesante trayectoria que se viene con un nuevo álbum bajo el brazo.


Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff





miércoles, 31 de mayo de 2017

Denise Gómez Rivero, la actriz del futuro

Protagonista estelar de “Juana de Arco”, obra dirigida por Marcelo Silguero; y actriz de “El padre” junto a Edgardo Moreira, Denise Gómez Rivero está de para bienes en la cartelera del teatro independiente porteño. Con solo 22 años, quienes la ven en las tablas, le auguran un futuro enorme.

¿En dónde encontramos el origen de tu amor por la actuación?
Siempre supe que esto era lo que quería para mi vida. Actuar, una pasión inigualable para mi. Desde chica amaba “Harry Potter” y por supuesto una de mis actrices favoritas fue y es Emma Watson. Además de grandes mujeres como Meryl Streep, Anne Hathaway, entre otras actrices famosas que respeto por sus impecables trabajos. También una gran influencia fue “Drácula, el musical” de Pepe Cibrián y Ángel Malher. Atesorada pieza teatral en mi corazón desde mi niñez. Con el tiempo descubrí actores no tan reconocidos pero de un profesionalismo magnifico que tuve el placer de ver actuar… y no tiene que ver con el fanatismo sino con lo que transmiten en el escenario o en películas. Desde actores argentinos del teatro independiente hasta actores rusos.

¿Además de actuar a nivel profesional, estás estudiando?
En este momento el teatro es mi apoyo y sobretodo ahora que estoy terminando la licenciatura en arte dramático en la Universidad del Salvador. Tengo la suerte y me siento bendecida por tener también el apoyo de mis padres.

¿Qué es lo mejor y lo peor del teatro independiente?
Lo mejor es que hay espectáculos de una calidad extraordinaria y lo malo es que en Argentina esto no está valorizado como se debe. Ser actor es un trabajo pero conseguir trabajar de esto es muy difícil, se requiere de un esfuerzo sobrehumano en ocasiones.
El actor independiente se encuentra muy solo por parte del Estado.

En la actualidad estás junto a Edgardo Moreira en la obra “El padre”.
Para hablar sobre esta obra debo nombrar primero a una persona y ella es Maia Francia. Nombro a mi maestra porque fue la persona que “ordenó mi actriz” o como diría ella “domó el caballo desbocado que llevo dentro”, fue quién limpió y emprolijó mi instrumento. No tengo palabras para agradecerle, porque además de hacer todo eso por Mi también fue quién me puso al lado de un actor tan apasionado como lo es Edgardo Moreira que además es un ser humano extraordinario. Mi personaje en “El Padre” es el de la hija del Capitán, la joven Bertha.

¿Y sos Juana de arco en la obra que dirige Marcelo Silguero…?
Juana se presentó ante mi como una hermosa propuesta, con dudas y temores. Digo esto porque es un personaje histórico emblemático, entonces debía hacerle justicia.
Trabajé mucho en la composición del personaje y todavía lo sigo haciendo. El imponer miedo y respeto con un metro cincuenta no es nada fácil. Muchos me han mencionado que Juana “está loca” pero si yo pensara eso de ella sería juzgarla, sería estar por fuera de ella y esa no es la intención de un actor al encarnar un personaje.  Todos sus ideales, su fe, sus ambiciones, etc. Tienen que ser las mías y así crear mi versión de esta guerrera. Investigar desde lo más insignificante hasta lo más importante de su vida me ayuda a estar más cerca de ella.

¿Cómo es Marcelo Silguero como director?
Marcelo es un gran hombre que confía en mi trabajo y en mi estudio. Veo en sus ojos esa confianza depositada en mí y eso me hace sentir libre de poder crear y proponer.
Dirigir más de veinte personas en escena no es nada fácil por eso mismo le deseo todos los éxitos para sus trabajos.

¿Cómo continúa tu 2017?
Mi 2017 viene cargado de mucho teatro. Por el momento estoy disfrutando de estas dos maravillosas obras. A su vez estoy escribiendo un proyecto propio pero de eso estaré hablando más adelante.

Por Ignacio Ballesteros – Artistas del Off - @ArtistasDelOff